sábado, 18 de febrero de 2012

A coserme el costado a su costado

Para despedirme de Trujillo, unas líneas de Vallejo (Trilce, 1922).

...
Mujer que, sin pensar en nada más allá,
suelta el mirlo y se pone a conversarnos
sus palabras tiernas
como lancinantes lechugas recién cortadas.

Otro vaso, y me voy. Y nos marchamos,
ahora sí, a trabajar.

Entre tanto, ella se interna
entre los cortinajes y ¡oh aguja de mis días
desgarrados! se sienta a la orilla
de una costura, a coserme el costado
a su costado,
a pegar el botón de esa camisa,
que se ha vuelto a caer. Pero hase visto!


1 comentario:

  1. Preciosas las fotos, conmovedor el poema!!! Una fiesta este viaje.

    ResponderEliminar